ESPACIO PARA NIÑOS

Todo un Universo para el pequeño Troglo Explorador…

Nuestro espacio para niños tiene muchas formas! Hay un espacio exclusivo, reservado para ellos que se llama la Cueva para el Topo. Al lado del restaurante y comunicandose con él y con la terraza, tenemos este espacio para niños con galerías y tobogan. Ahí los peques pueden saltar, resbalarse y entretenerse mientras los papis descansan o están en el bar-restaurante. Además el recinto invita a los niños a explorar. Estamos en medio del campo en un entorno seguro pero hay muchos rincones para jugar al escondite o al pequeño troglodita. En verano tenemos a una piscinita en la terraza para poner los pies o refrescarse.

Mira el video sobre “Las cuevas en familias, un paraíso para los niños” pincha aqui ahora

Las cuevas nos inspiran porque nos conectan con nuestros más remotos antepasados y con nuestro niño que quiere descubrir y de vez en cuando desaparecer para un tiempo corto…

En nuestra zona hay destinos y actividades interesantes para niños

Os damos algunas ideas. Por ejemplo:

Baza – Tiro con arco, Carrera bicicross, CIYA, Parques infantiles en los parques Alameda, Constitución y Alcrebite

Serón – Estación de los Cuentos, programa para niños en la antigua estación del tren

Galera & Orce – Yacimientos arqueológicos y paleontológicos, Talleres relacionados con la arqueologia y recursos como el esparto

Zújar & Freila – Zonas de Baño y rutas en hidropedalo o piraguas

Castilléjar y Cúllar – lagos artificiales / piscinas de verano

Huéscar – Pescar con mama y papa en la Piscifactoria

Castril – La pasarela de la Peña con su puente colgante

Purullena – Tiro con Arco & Aves rapaces

Cela, Orce y Huéscar – Baños de Fuencaliente (ojo, estan abiertos todo el año pero la temperatura es de ambiente)

¿Y QUE OPINAN LOS NIÑOS?

“Me llamo Inés. Hace unos años, cuando yo aún mordía chupetes y mi curiosidad era más grande que mi propia estatura, descubrí un mundo rodeado de agujeritos, sol y retama; un fabuloso espacio para niños.

Se trataba de una antigua aldea de cuevas situadas en el noreste de Granada en las que antaño habitaba gente humilde que trabajaba el campo. Entonces aterrizó en este extraordinario paisaje un joven francés, repleto de intrepidez e imaginación, mi padre. Y, como si se tratara de un truco de magia, convirtió unas ruinas abandonadas en un paraíso repleto de tranquilidad y dicha.

Cuando esta niña de tan solo 3 veranos embarcó en las Cuevas Al Jatib, ante tanta novedad, se  mantenía resguardada bajo el mandil de su madre. Pero pronto comenzaría  una gran aventura repleta de personas bonitas y lugares insospechados.  La magia que envolvía aquel rincón era tal, que en cada cueva, árbol, y montaña, yo descubría un escondite, una cabaña o un recoveco donde jugar con mis hermanos mayores, Bárbara y Mateo.

Recuerdo el olor a hierbabuena y a café, el color tostado de las tejas, los dedos blancos de las tizas con las que dibujaba en la cueva del topo, las canicas de barro secando al sol y las expediciones al río en busca de tortugas.  Recuerdo el bullicio a la hora de comer, los paseos con mi padre por las cuevas mientras informaba sobre el lugar a los diferentes visitantes y el sabor de la pastela moruna de mi madre. Recuerdo también muchas amistades, cada una diferente, con niños que hablaban otro idioma y conocían juegos asombrosos. Recuerdo las flores hechas con servilletas de papel, y las mil y una excusas que nos inventábamos Sara, Luna, Bárbara y yo para poder bañarnos en el Hammam.

Ahora tengo 20 años y ya no paso mis horas escondida en los túneles ni me baño hasta el atardecer en la pequeña alberca.  Pero a pesar de ello, la esencia que envuelve este paraíso de tierra excavada me sumerge en mi niñez de esparto y taral, y me regala un soplo de recuerdo, serenidad y ternura.”

Soy la niña en el agua a la izquierda!

niñas en el hammam, children in the hammam pool

 

Ven a conocer nuestro

espacio para niños