HISTORIA DE LAS CUEVAS DEL ALTIPLANO

LAS CUEVAS DEL NORTE DE GRANADA

En los albores de la civilización el hombre se refugiaba y rendía cultos rupestres en las cavernas.
Después, en el mundo, en mayor o menor medida, se siguieron utilizando cuevas naturales para guardar los animales o las cosechas del campo.
Pero lo que hace del norte de la provincia de Granada un lugar único es, que alrededor del siglo 12, cuando el hábitat construido estaba totalmente establecido por todas partes y las técnicas de construcción se mejoraban, aquí, se empezaba a excavar cuevas artificiales en grandes acantilados, todavía visibles hoy en día, no solo para defenderse, cobijar rebaños y cosechas sino también para vivir de forma permanente…
Los pioneros de este movimiento extraordinario podrían ser tribus almohades surgidas del Norte de África donde se encontraron exactamente el mismo tipo de excavaciones.
Evidentemente los factores geológicos y climáticos extremos de esta región granadina también favorecieron la aparición de este fenómeno extraordinario. La cueva mantiene una agradable temperatura todo el año.
El caso es que desde entonces el hábitat excavado no ha dejado de crecer, demostrando a la misma vez una adaptación perfecta del hombre con su entorno.

Hoy en día te invitamos a descubrir una bella muestra de la mayor concentración de cuevas artificiales habitadas en el mundo y una forma de vida que supera en calidad y bienestar todo lo conocido y por conocer en cuanto a vivienda bioclimática.
En cuánto a arquitectura (una arquitectura sin arquitectos por supuesto) te sorprenderán la genialidad de sus moradores de hoy y de ayer a la hora de adecentar espacios de vida.
Algunos de estos espacios patrimoniales han sido puestos en valor con esmero y en la actualidad están dedicados al turismo.